Es aquí donde estamos

El día de hoy nos encontramos en una situación política delicada, donde el viento del cambio radical se encuentra en todas las fracciones y en todas las tendencias y las sombras del exterminio total se despiertan de su largo sueño en el corazón de las cavernas y se posan en los senderos de nuestra realidad, una realidad que puede causar úlcera varicosa en aquellos quienes están despiertos.

El problema es grande es que en el mundo las poblaciones están inmersas en las situaciones que a cada nación les consternan, muchas veces olvidándose de que todo lo que sucede está conectado y tendrá el mismo clímax y desenlace con la llegada de la siguiente gran guerra; no obstante, todo se puede evitar y el mundo podría navegar hacia un cauce donde encontremos una paz colectiva nunca antes vista en las páginas de nuestra historia mundial.

Para que esto suceda, todos hemos de saber que desde hace varios años el mundo ha regresado a los tiempos más obscuros, cuando sucedieron las acciones más atroces que han azotado a la humanidad y han puesto en riesgo a la existencia de grupos étnicos enteros. Hoy en día hemos regresado a los principios de un posible final.

En México, los ciudadanos de este país estamos consternados principalmente con el tema del presidente Donald J. Trump y del gran muro que desea construir en nuestra frontera norte y sobre el hecho de que estamos siendo impulsados a pagar enteramente por él, además de estar preocupados por enfrentar una deportación masiva de nuestros conciudadanos, algo que naturalmente sería catastrófico en todos los sentidos, al menos a corto plazo.

En cuanto a los Estados Unidos se refiere, las personas se encuentran preocupadas por la falta de unión nacional, debido a los diferentes puntos de vista radicales que en este momento residen en aquel país, así como de la amenaza de muchos poderes extranjeros, quienes tienen su mirada escondida en los archivos más confidenciales de aquel país.

En Israel, las personas se preocupan fuertemente por el repentino abandono y traición de la comunidad internacional en cuanto a temas de sus propios territorios y debido al secreto apoyo al infame terrorismo de la serpiente islámica que se infiltra cobardemente en las raíces de todo el mundo, por medio de trucos y mentiras como siempre lo han hecho.

En China, los ciudadanos de aquel país se preocupan por el constante y cada vez más cercano patrullaje de la flota norteamericana quien, aunque fue tomada por sorpresa, ahora comienza a emparejar las cartas y a prepararse para lo peor.

En Rusia, la gente se indigna con la constante expansión de las fuerzas de la OTAN, quienes ahora se encuentran en sus fronteras, lo que significa que cualquier movimiento en falso será respondido con fuerza bruta y sin piedad por parte del arsenal nuclear ruso, cuyo dirigente está más que dispuesto a ir más allá de los márgenes imaginables para proteger a Moscú y a la madre rusa.

Es aquí donde estamos.

Si te gusta, comparte