Película: Cómo ser un Latin Lover

El día de ayer, después de que salimos de pasear entre muebles y mármoles para cocina, mi mamá y yo nos dirigimos al cine para ver la nueva película de Eugenio Derbez: Cómo ser un Latin Lover. Sinceramente, a mí no me llamaba mucho la atención, pero por ser el día de las madres, ella escogió la película y aunque me gustó y me reí un par de veces, no la volvería a ver.

La trama es divertida y tiene un mensaje bonito sobre la familia. Cuando salí del cine me dieron ganas de hacer lo mismo que el personaje de Máximo (Eugenio Derbéz). Bueno, tal vez exagero, pero sólo de pensarlo es divertido y terrorífico al mismo tiempo.

A mí no me gustan los niños, pero el actor que sale en la película no es tan malo, como niño, vaya. Le tomas cariño y te identificas un poco con él.

Quien no me gustó para nada fue Salma Hayek, no sé si no es buena actriz o no es buena doblando al español, pero en la mayoría de las veces, su personaje se me hacía falso, exagerado, bobo; con “chistes” sin sentido, como leídas de un guion y no salidas desde el interior.

Creo que el mayor problema de la película es el doblaje, como fue grabado en Estados Unidos, los actores que ya conocemos doblaron su misma voz, y en lo personal, creo que esto hizo que la película se viera sobre actuada o falsa en algunas ocasiones.

La película tiene momentos cómicos bien trabajados pero otros exagerados, bobos o fuera de lugar: por ejemplo la broma del inicio sobre el padre del protagonista no me causó gracia alguna aunque la sala de cine estaba a reventar de risas.

Pero a pesar de todo, la película tiene pequeños mensajes dignos de mención. Uno de ellos es la frase que utilizó Máximo para ayudar a su sobrino: “No pienses en lo que pasará en el futuro, porque si no, no estás viviendo”. En mi opinión es una frase muy fuerte, siempre estamos pensando en lo que pasará y no pasará el día de mañana, en unas horas y ese momento aún no ha llegado, no existe. Cierto que con nuestras acciones formamos el camino pero el día de mañana, el minuto o segundo que viene, no existe; entonces, así como dice Máximo, lo mejor es estar en el aquí y en el ahora, viviendo nuestro presente que dura…nada, es una buena medicina contra la depresión y la angustia.

Cómo ser un Latin Lover se estrenó el pasado 28 de abril del 2017 en Estados Unidos bajo la dirección de Ken Marino.

Si te gusta, comparte