El misil coreano

El día de ayer, después de tramitar unos préstamos online, recibí una notificación de un evento importante que sucedió la mañana del mismo día; se trataba del lanzamiento de un misil balístico, un misil que aterrizó en el Mar de Japón, algo que es una ofensa muy grave contra la seguridad y estabilidad del mundo.

Desde el año 2003, Corea del Norte produjo su primer misil nuclear, con el objetivo de tener instrumentos necesarios para defender su soberanía de los poderes occidentales y de los poderes asiáticos pro-occidentales, poderes que no poseen armamento nuclear, como es el caso de Corea del Sur y Japón.

Desde su primera creación de misiles nucleares en 2003, Corea del Norte ha continuado su esfuerzo nuclear para poder entrar en el rango de los poderosos y para poder tener un buen poder de negociación en la mesa y más libertad de acción en el perímetro que se propongan.

Este comportamiento extra-violento es común de la paranoia de las dictaduras comunistas, quienes siempre sienten que todo el mundo está en sus talones, por lo que siempre tienen una daga cerca del corazón de sus enemigos, abierta o secretamente, algo que nunca es verdaderamente secreto, ya que siempre se abren crisis de esta naturaleza con ellos.

Esto no es nuevo y es algo común de las épocas soviéticas, donde la carrera nuclear era la orden del día, una carrera que consistía básicamente en tecnología y logística nuclear.

Las guerras supersónicas y nucleares no son operaciones tan sencillas como podría parecer, ya que el desarrollo y la implementación exitosa de misiles balísticos nucleares es sumamente compleja y puede ser completamente contraproducente, ya que pueden haber explosiones nucleares en la fabrica o en el aire al salir.

Un asunto es tener misiles como es el caso de los Tomahawks o los Exsocets, que pueden ser lanzados desde barcos, submarinos, y sistemas tierra-aire o aire-tierra, y otra cosa muy distinta es tener misiles nucleares que puedan cumplir la misa función.

Incluso es muy posible tener energía explosiva nuclear y no poder lanzarla ante ningún blanco por falta de tecnología híper-avanzada balística, ya que para que un misil nuclear funcione, es necesario instalar una cabeza nuclear en cada misil y que no explote con el aire o con su propia gasolina.

De hecho, la mayoría de los experimentos nucleares en cuestiones militares no son exitosos.

Si el despegar los misiles nucleares sin que exploten es muy complicado, lo es mucho más atinar a un blanco en una distancia mediana y larga, algo que puede ser la sentencia de muerte de todo un país contra otro con mejor tecnología nuclear.

Es decir, si un país lanza un misil nuclear contra otro y no destruye su blanco, el país enemigo lanzará una ráfaga de misiles nucleares que seguramente destruirá a su blanco por completo.

Corea del Norte aún no tiene la tecnología balística necesaria para impactar a otros países, pero se están acercando.

Si te gusta, comparte