Interior y exterior

Las pasadas dos semanas hemos sido devotos a la tarea de encontrar las mejores sillas plegables baratas, para la presentación de un libro que escribimos varios autores, sobre la vida en México y cómo vivir de la mejor manera en ciudades como la nuestra, en un plano social e individual.

Durante esta búsqueda de sillas plegables baratas nos vimos forzados a poner todas nuestras teorías a prueba y en práctica, algo que afortunadamente dio muy buenos resultados  y nos previno de las complicaciones asociadas con la vida cotidiana en nuestra ciudad, además de que pudimos conseguir lo que quisimos en un tiempo muy adecuado.

La razón por la que decidimos escribir este libro se debe a que hemos notado que la vida en nuestra ciudad se ha convertido en una sub-vida, donde la mayoría de los habitantes de esta metrópolis nos hemos convertido en esclavos del tiempo y de las circunstancias, en vez de que empleemos el tiempo y las circunstancias a nuestro beneficio, siendo esta la razón por la cual la vida en la Ciudad de México va en declive absoluto y total.

Esta es una razón primordial por la cual también la salud de los ciudadanos de esta ciudad va en declive y hay ciertos males que se están convirtiendo en repetitivos patrones de comportamiento biológico en grandes porciones de la población, algo que fuera de nuestra investigación he podido detectar en personas cercanas y conocidas.

Algo que está afligiendo a la ciudadanía de nuestra ciudad en términos de salud biológica es la condición de la trombosis, una condición de sumo peligro, que si no es atendida en el momento y con muchísima atención, sin ningún tipo de negligencia por el cuerpo médico, puede fácilmente ser mortal.

Esta enfermedad va mas allá de lo meramente médico, ya que todas las enfermedades o males son una mera representación física o una metáfora de su verdadero origen, que se encuentra en la mente humana.

No es coincidencia que la trombosis sea un obstáculo en el flujo sanguíneo, donde la sangre se obstruye y se dilata a llegar a donde debe de llegar, de la misma manera que los habitantes de esta ciudad vivimos atrapados en nuestros autos, en las arterias de la vía circulatoria pública, causando trombos de automóviles que impiden nuestra llegada a cualquier lugar a tiempo.

Al ver esto con tanta frecuencia, todo esto se transmite a nuestro interior en una radiografía muy parecida de la realidad exterior.

Otra condición que está afectando mucho a los capitalinos son los efectos de la depresión, siendo algo que también se ve reflejado en el mundo exterior, cuando nuestra mirada se nubla por una espesa masa gris de contaminantes, llegando al grado de muchas veces esconder aquello –incluyendo los objetos mas grandes- de nuestra vista a distancias sumamente cortas, de la misma manera en que la depresión nubla nuestra mirada interna y nos obstruye lo bello de la vida.

Si te gusta, comparte